La piel es un órgano, que puede ser dañado. Cirugías, heridas y quemaduras, son sólo una posible causa de alteración en la piel. Provocando una disminución de la elasticidad de esta, y generando adherencias.

Las cicatrices son como nudos en la piel, que van a restringir su movilidad y por lo tanto su función. 

La piel tiene que tener una buena movilidad. Eso quiere decir, que si nosotros con los dedos, realizamos un pinzado rodado (es una técnica de fisioterapia), tenemos que notar que la piel se mueve bien y tiene una buena elasticidad. Por eso es importante tratarlas desde el principio.

Con la fisioterapia no solo se trata la parte superficial de la cicatriz, también se tratan las capas más profundas, ya que no todas las cicatrices son superficiales. Un ejemplo es la cesárea, que es una operación, donde se corta 7 capas de tejido y que tendremos que tratarlas.

Lo que buscamos con el tratamiento de fisioterapia, es una buena vascularización y elasticidad, para evitar adherencias, fibrosis y

retracciones que pueden producir dolor o limitación del movimiento. 

Algunas de las técnicas más usadas en fisioterapia para el tratamiento de las cicatrices son:

  • Masaje transverso profundo y superficial
  • Técnicas de liberación fascial
  • Ventosas
  • Punción seca
  • Kinesiotaping o crosstape
  • Diatermia

Si tienes alguna cicatriz reciente o antigua, puedes consultarnos. Te podemos ayudar.