Salir a correr está en auge. Son muchas las personas que se han enganchado a esto del Running, pero como todo, también surgen patologías y lesiones, que a través de la fisioterapia podrían mejorar y curarse.

Correr como tal, es un movimiento muy repetitivo y constante. Ese golpeteo puede generar lesiones.

Las cuatro lesiones más comunes en el corredor son:

  1. Fascitis plantar: Es un dolor en la planta del pie o en la zona del talón, que principalmente aparece tras el reposo o por las mañanas al despertarte. Más información en nuestro blog: https://www.ekom-fisioterapia.es/que-es-la-fascitis-plantar
  1. Tendinopatía Aquilea (Tendinitis del tendón de Aquiles): Es un dolor en la zona del tendón de Aquiles, que aparte suele estar engrosado. Puede generar limitación a la hora de caminar debido al dolor. El gemelo también se verá afectado.
  1. Síndrome femoropatelar o condromalacia rotuliana: Es el desgaste en el cartílago rotuliano, que puede crear dolor difuso e interno dentro de la rodilla. El exceso de tensión en el cuádriceps, podría generar un mal funcionamiento mecánico de la rótula y por ello generar la condromalacia rotuliana.
  1. Síndrome de la cintilla iliotibial o síndrome del corredor: Afecta a la banda iliotibial. El músculo principal es el tensor de la fascia lata. El dolor aparece en la cara lateral de la rodilla, donde se produce una fricción entre la cintilla y el cóndilo femoral (hueso).

La fisioterapia puede ayudar a este tipo de patologías, ya sea mediante terapia manual o a través de técnicas específicas, como la punción seca entre otras muchas. 

Ya sabemos, que salir a correr aparte de los beneficios que tiene, puede producir lesiones. Por eso es importante, una vez que empiezas a realizar este tipo de ejercicio, saber tus limitaciones y realizar un buen calentamiento para evitar lesiones.