En este post hablaremos de cuando utilizar frío o calor para las lesiones y dolores musculoesquéticos.
FRÍO O CRIOTERAPIA:  El frío está indicado para patologías de carácter inflamatorio traumático en las primeras 24-48hs. Dentro de las lesiones indicadas en la aplicación del frío están los esguinces, roturas de fibras musculares, contusiones óseas, tendinitis… producidos por movimientos no fisiológicos. Por ejemplo, si te duele un tobillo y no has sufrido un golpe o una “torcedura”, posiblemente no tengas un esguince, por lo cual el frío no servirá. Las lesiones con este origen cursan con hinchazón, enrojecimiento y aumento de la temperatura en la zona lesionada.

La aplicación más correcta sería hielo envuelto con una toalla (para evitar quemaduras) durante 7-15 minutos y con intervalos de 30 minutos , de 3 a 5 veces. Cuanto más reciente sea la lesión más se mantiene el frío.
CALOR O TERMOTERAPIA: El calor está indicado para dolores/lesiones de origen no traumático y sin inflamación. La aportación que hace el calor es un aumento de la vascularización local, con un aumento de sustancias regenerativas. Las lesiones que se ven aliviadas son las tendentes a la cronicidad, como contracturas musculares, desgastes articulares (artrosis), tendinosis sin componente inflamatorio (desgaste en los tendones) entre otras. Otra zona de aplicación muy interesante son las vísceras que dan dolor referido al sistema musculoesquelético y que con el calor mejora su vascularización; por ejemplo, un dolor de hombro derecho de origen hepático se verá más aliviado si se aplica calor en la región hepática que si se aplica en el hombro.
Otra forma de aplicación es la combinación de crioterapia y termoterapia, llamada baños de contraste. Esta terapia se aplica después del período agudo (72h) de una lesión traumática (esguince, rotura muscular…) para producir una reabsorción más eficaz del edema. El modo de aplicación sería, en mi opinión, el doble de tiempo en frío y empezando con frío y terminando con calor el tratamiento. Por ejemplo, 1 minuto calor 2 minutos frío durante 6-8 repeticiones.
Como conclusión comentaros que la aplicación de crioterapia y termoterapia no es un tratamiento en si de una lesión, sino que ayuda al tratamiento manual correspondiente pautado por un fisioterapeuta.

CLÍNICA EKOM (VIGO)